Hacer de la visita del usuario al sistema, app, producto a utilizar, la mejor experiencia posible. Esto es lo que trataremos de realizar a lo largo de nuestra vida útil para el usuario.

La experiencia de usuario es el conjunto de factores y elementos relativos a la interacción del usuario, con un entorno o dispositivo concretos, cuyo resultado es la generación de una percepción positiva o negativa de dicho servicio, producto o dispositivo. Ésta depende no solo de los factores relativos al diseño (hardwaresoftwareusabilidaddiseño de interacciónaccesibilidaddiseño gráfico y visual, calidad de los contenidos, buscabilidad o encontrabilidad, utilidad, etc) sino además de aspectos relativos a las emociones, sentimientos, construcción y transmisión de la marca, confiabilidad del producto, etc.

La experiencia de usuario como disciplina se aplica tradicionalmente a los sistemas informáticos y en particular al diseño de páginas web, pero hoy se ve ampliada a otros campos, ya que tomados como una «experiencia» casi cualquier producto o servicio, éstos comienzan a «diseñarse» buscando la máxima satisfacción del consumidor ahora visto como un «usuario» que transita tales experiencias.

Es el proceso de generar y evaluar productos, sistemas o dispositivos que cumplan con el objetivo para el que fueron diseñados, y que apoyen las actividades que la gente realiza en su trabajo y en su vida diaria.

También es la técnica por la cual se producen interfaces adecuadas entre el ser humano y los sistemas automatizados, con el fin de:

  • Mejorar su eficiencia
  • Disminuir la curva de aprendizaje.
  • Eliminar barreras en la frontera humano-máquina.

Existen metodologías para realizar cuestionarios, entrevistas y no influir en las respuestas, aquellas se encuentran en la metodología más famosa y conocida como: “Design Thinking“, que consta en interactuar con los usuarios para mejorar el producto sin intervenir en las respuestas básicas.